31 julio, 2007

Vacaciones en Asturias

La semana pasada me fui con mi novia a pasar unos dias en el norte, en busca de algo diferente y de playas sin medusas, así que planeamos ir a Asturias y alojarnos en Llanes, un pueblo costero en la parte oriental del Principado. He aquí la crónica del viaje:
NOTA: como me he comprado una PDA con GPS y le he dado un buen estreno en este viaje, iré poniendo las coordenadas de algunos de los sitios en los que estuvimos, para quien pueda estar interesado.

Miércoles, 25 de Julio

Salimos de Almería sobre las 10 de la mañana, con idea de hacer un viaje tranquilo y para no hacer los 1000 km de tirón pararnos a pasar la noche en Aranda de Duero, en el hotel Tudanca (N 41.62328º, W 3.68644º) que había reservado con antelación. La idea era llegar a Aranda, dejar las cosas en el hotel y acercarnos al Mesón El Lagar de Isilla (N 41.67157º, W 3.68520º) a visitar las bodegas subterráneas, pero llegamos cansados del viaje y yo además con molestias en un ojo y unas ganas terribles de quitarme las lentillas. Total, que nos duchamos y nos quedamos descansando en el hotel hasta la hora de ir a cenar. Por cierto, el hotel Tudanca tiene habitaciones de 2 y 4 estrellas. Nosotros nos alojamos en una de 2 y la verdad es que está muy bien. Está recién reformado y la habitación estaba muy nueva y limpia. Muy buena nota para el hotel. La única pega es que está un poco alejado del pueblo y hay que coger el coche para ir a Aranda (unos 5 Km).
Por la noche nos fuimos a Aranda y nos tomamos unas tapas en El Lagar, aunque yo esperaba que tuvieran otro tipo de tapas, sin embargo eran las típicas de bravas, morcilla, queso, etc... Nos tomamos unas bravas y una de morcilla, que no estaban mal pero no valían lo que costaban, y nos fuimos a otro sitio. Optamos por entrar en un local que creo recordar que se llamaba El Mesón del Pastor o algo así, donde como ya no teniamos mucha hambre nos pedimos una ración de morcilla y otra de chuletillas de cordero al horno. La morcilla no estaba mal, y las chuletillas tampoco, aunque algo requemadas por algunos sitios, y además la ración era bastante escasa para lo que costaba. Total, que entre eso y la sequedad de la camarera que nos atendió no nos llevamos muy buen recuerdo del sitio... y yo además tenia el ojo derecho hecho una mierda, con lo que mi humor tampoco era para echar cohetes...
Al salir de allí nos fuimos directos a buscar una farmacia para comprar algo para mi ojo, y nos dieron Visprin, que me alivió bastante y en un par de dias me dejó el ojo como nuevo, menos mal....
Y de allí al hotel, a dormir para salir tempranito por la mañana y llegar pronto a nuestro destino final: Llanes.

Jueves, 26 de Julio

Desayunamos en la cafetería del hotel. El desayuno era carillo y era tipo self-service, con bollería variada y bocatas, bastante regular. Pagamos la habitación (47 euros y pico, no está mal) y otra vez a la carretera. Una vez entras en Cantabria ya el paisaje se vuelve más verde, pero al llegar a Asturias es cuando más bonito y verde se ve todo. Llegamos a Llanes sobre la una de la tarde y nos registramos en el Hotel Finca La Mansión (N 43.40773º, W 4.75938º), que también había reservado con antelación. El hotel está muy muy bien, es un 4 estrellas con jardin, piscina, jacuzzi en el jardín, ordenador conectado a internet, WIFI..., y bastante bonito, a las afueras de Llanes (a unos 15-20 minutos andando del centro del pueblo). El personal en general bastante agradable y servicial.
Después de registrarnos y dejar las cosas en la habitación, nos fuimos dando un paseo hasta el pueblo para buscar donde comer. Aunque en el hotel nos dieron un plano y nos marcaron algunos sitios para comer, nosotros ya íbamos con la idea de visitar la Sidrería El Almacén (N 43.42144º, W 4.75487º), que habíamos leído buenos comentarios sobre ella. Y no nos defraudó en absoluto. Pedimos una botella de sidra, unos tortos rellenos de cabrales, picadillo y bonito, y unos escalopines al cabrales. Todo buenisimo. Y de postre, tarta de queso y tarta de chocolate, ambas caseras hechas con galletas y más que buenas. Y todo ello por menos de lo que nos costaron las chuletillas requemadas y la ración de morcilla de Aranda :D
Ya con el estomago lleno nos volvimos al hotel dando otro paseito y haciendo fotos, nos pusimos el bañador y nos fuimos a la Playa de Poo (N 43.42913º, W 4.78400º) a unos 11 Km de Llanes. La playa preciosa, aunque un poco llena de gente. El agua limpia, no muy fria, poco profunda y todo rodeado de verde. Y allí nos pasamos la tarde, bañándonos y tomando el solecito espléndido que hacía, que es una suerte pillar días así en Asturias.
Luego, vuelta al hotel, ducha, cambio de ropa y otra vez para Llanes, esta vez en coche. Visitamos los Cubos de la Memoria en el puerto de Llanes y luego nos fuimos otra vez a la Sidrería El Almacén a tomarnos una jarra de Sangría de Sidra (buenísima y fresquita), acompañada de unas patatas al cabrales, unos pimientos rellenos de marisco y unas croquetas de cabrales.
Coincidía que en estos días eran las fiestas de Santa Ana, así que la zona del puerto estaba llena de puestos de venta y atracciones para los niños, un escenario donde actuaba una orquesta y todo abarrotado de gente.
Vuelta al hotel y a dormir....

Viernes, 27 de Julio

El desayuno del hotel, incluido en el precio, era tipo buffet, con bastante variedad de cosas. No hay queja del desayuno. Tenías a tu disposición un tostador para tostar el pan, o calentar un croissant, termos con café, expendedor de leche caliente y de zumo de naranja y de piña (de botella, eso sí). Desayunamos en un salón muy tranquilito, con música ambiental. Croissant calentito con mantequilla y mermelada, café con leche, zumo de naranja y natillas para mi, y sandwich de jamon y queso, zumo, café con leche y 2 minicroissants para mi novia.

Nos fuimos a ver los lagos de Covadonga. Aquello es precioso y una visita obligada. Merece la pena ver ese entorno, con las vacas sueltas por todas partes que te las encuentras ahi tan tranquilas en medio de la carretera y las tienes que ir esquivando. Una maravilla.
Después de pasar la mañana en los lagos, nos fuimos a Cangas de Onis a comer. Ibamos buscando un sitio llamado El Molín de la Pedrera, que habíamos leido que estaba bien, pero en la dirección indicada había otro local llamado Sidrería Villarroel que no nos convenció por el aspecto (buscabamos algo más tradicional), así que nos metimos en un sitio que se llamaba El Abuelo. Yo tomé fabada (regularcilla, parecia de lata) y escalopines al cabrales (muy insípidos) y mi novia tomó revuelto de ajetes (bueno) y cordero asado (bueno y bastante tierno). De postre arroz con leche casero para mi (no estaba mal) y flan para ella (bueno). En definitiva, bastante regularcillo. Para no repetir.
Después de comer nos fuimos al hotel, nos cambiamos y salimos en busca de la Playa de Gulpiyuri, que es una playa sin mar. Me explico, en realidad la playa queda unos 100 metros tierra adentro, y el agua llega por una abertura en las rocas, con lo que parece una pequeña laguna con orilla de arena blanca, pero con agua salada y donde se siente un poco el oleaje y los efectos de la marea. La playa desde luego es muy original y merece la pena visitarla, aunque el fondo tiene bastantes piedras y es un poco incomodo bañarse en ella, además de que el agua está turbia y hay algunos bichitos pequeñines en el agua que se te suben encima y luego tienes que ir quitandotelos.
Al principio no dábamos con la playa, y dimos bastantes vueltas andando para encontrarla. Luego resulta que era bastante fácil de encontrar, nada más salir de la autovía pero no nos dimos cuenta y las indicaciones que nos dió la gente a la que preguntamos nos despistaron más. Total, que al final dejamos el coche en el pueblo de Naves, cruzamos andando la carretera y llegamos a pie a la playa. Allí estuvimos un rato y después vuelta al hotel, nos damos un baño en la piscina y luego a relajarnos en el jacuzzi... que maravilla el jacuzzi!
Después duchita, ver un ratillo la tele y arreglarnos para ir a cenar. Aprovecho para tomar notas en mi nuevo PDA de lo que llevabamos hecho para no olvidarme de nada a la hora de escribir la crónica. Decidimos ir a cenar a la Sidrería Casa Poli (N 43.39849º, W 4.68614º), en Puertas de Vidiago (no confundir con Vidiago a secas), un minúsculo pueblecito a unos 8 km de Llanes. Casa Poli es un local con aspecto muy rústico, y con mucho encanto, y se come muy bien. Pedimos una botella de sidra, media tabla de quesos, media tabla de embutidos, escalopines al cabrales y entrecot al cabrales. Todo muy bueno. Moraos nos pusimos.
Luego vuelta al hotel, chateo un rato con un amiguete con el pocket msn de la pda conectada al wifi del hotel y a dormir.

Sábado, 28 de Julio

Primer día que nos sale nublado, así que en vez de ir a la Playa nos vamos a visitar San Vicente de la Barquera, Comillas y Santillana de Mar (todos en Cantabria, pero Llanes queda casi en la frontera con Cantabria). De camino nos desviamos para visitar la Cueva del Soplao, por recomendación de una de las recepcionistas del hotel, pero tras una larga subida por carretera de montaña nos encontramos que si no hemos sacado entrada con antelación hay que esperar bastante para poder entrar... además de que la temperatura dentro de la cueva es de 11 grados y nosotros ibamos en bermudas y chanclas... total, que admiramos las vistas y volvemos a bajar.
Desviarnos para las cuevas nos sirvió para pasar por un pueblecito llamado Muñorrodero donde vimos colgadas de algunas ventanas unas telas donde los vecinos habían escrito DESPACIO COÑO! (N 43.36433º, W 4.48415º). Se ve que los coches pasan zumbando por la carretera que atraviesa el pueblo rozando las casas y más de uno se habrá empotrado en el salón de alguna familia, y los vecinos están hasta los huevos. Me hizo gracia porque estos carteles ya los había visto en un fichero de powerpoint que me mandaron hace tiempo con señales de tráfico curiosas, y mira que casualidad encontrarme con ellos en directo.
Llegamos a San Vicente de la Barquera, dimos una vuelta por el pueblo, visitamos el castillo (N 43.38546º, W 4.39903º), (1,20 euros, no es caro pero salvo las vistas no tiene mucho interés) y admiramos la bahía, que la verdad es que es bastante bonita y tiene una forma curiosa. De allí partimos hacia Comillas, que también es muy bonito. Allí comimos en el restaurante La Aldea (N 43.38593º ,W 4.29208º), una ensalada de queso de cabra con crujiente de jamón (maravillosa), un cocido montañés (buenísimo) y merluza a la romana (muy buena). Comimos divinamente, la verdad.
Y de Comillas nos fuimos para Santillana de Mar, que es un pueblo medieval muy bien conservado, aunque están tan orientada al turismo que parece más un decorado de un parque temático que un pueblo auténtico. No obstante es muy bonito y merece la pena visitarlo. Allí hicimos algunas compras de productos típicos y nos tomamos algo en una cafetería muy maja llamada El Jardín del Marqués (N 43.39127º, W 4.10692º). Después nos acercamos a ver el Museo de Altamira, pero las cuevas (bueno, la réplica porque la auténtica no se puede visitar) no pudimos verlas porque también había que esperar un rato y estábamos cansados ya, y total, para ver una replica....
Ya estábamos cansados así que nos volvimos al hotel. Todo el día en Cantabria nos hizo un sol espléndido, pero al volver a Llanes seguía nublado. Quisimos meternos en el jacuzzi pero se habia estropeado y hasta el dia siguiente no venían a arreglarlo así que ajo y agua. Nos fuimos a la habitación y como estábamos reventados nos quedamos fritos sin cenar.

Domingo, 29 de Julio

Nuestro último dia de estancia en Asturias lo dedicamos a ver el pueblo de Bulnes, y el de Potes. Para llegar al Bulnes hay que coger un funicular en Poncebos ya que el pueblo está muy aislado. El funicular cuesta algo más de 17 euros ida y vuelta para los turistas, y gratis para los vecinos del pueblo. Es algo caro, pero ya que los vecinos como es lógico no pagan, los turistas tienen que cargar con el coste.
El funicular atraviesa la montaña por un túnel recto de algo más de 2 kilómetros, y te deja a unos 200 metros andando de uno de los 2 barrios en los que está dividido Bulnes, la Villa o barrio de abajo. Luego, encima de este a unos 300 metros por un sendero se llega al Barrio del Castillo o Barrio de Arriba. Bulnes es un pueblecito anclado en el tiempo con mucho encanto, aunque las huellas del turismo ya se van notando en los comercios de venta de productos típicos y bares. Pero todavía es un gustazo darse una vuelta por allí. Visita muy recomendada sin ninguna duda. Además, desde Bulnes salen algunos senderos muy interesantes para hacer rutas a pie. Se pueden comprar provisiones en el mismo pueblo y darse un paseo por esos senderos, o hacer el camino de vuelta a Poncebos a pie, en vez de usar el funicular. Antes de irnos nos tomamos unas cervecitas y unas patatas al cabrales en un bar en la misma entrada del pueblo, junto al rio, entre los arboles... una maravilla.
Después de Bulnes nos fuimos a Potes, ya en Cantabria. Potes es un pueblo muy bonito y con mucho encanto, de los que da gusto perderse por sus callejuelas. Allí comimos en el Mesón El Sol (N 43.15340º, W 4.62653º) donde nos pusimos morados con una tabla caliente de productos lebaniegos que entre otras cosas llevaba Borono que es una especie de morcilla de pan típica de la zona y que está muy buena. Allí además tienen unos aparatos para escanciar la sidra que les colocas la botella arriba, pones abajo el vaso en un soporte, pulsas un botón grande y te suelta el chorro de sidra sobre el borde del vaso sin que lo pongas todo perdido si no eres muy habilidoso con el escanciado. Así que puedo decir que estuve escanciando yo mismo la sidra sin que acabara media botella por el suelo. ;)

Después de comer volvimos al hotel, nos pusimos el bañador y nos fuimos a ver otra playa, esta vez la de Ballota, a unos 3 Km de Llanes. Aunque se puede bajar en coche hasta bastante cerca de la playa por una pista de tierra, nosotros dejamos el coche en el borde de la carretera asfaltada y bajamos a pie hasta la playa. La Ballota es una playa de fuerte oleaje, pero ese dia estaba bastante calmada. Había olas, pero no demasiado fuertes. La orilla al menos a la hora que fuimos nosotros apenas tenia arena en la parte seca, mayormente eran piedras y pequeñas zonas con arena, todas ya pilladas por la gente. Tuvimos que dejar las cosas sobre las piedras, pero luego en la parte mojada de la orilla y ya dentro del agua todo es arena, salvo en los extremos de la playa que hay rocas. El agua buenísima y clarita. Nos dimos un baño bien agusto y nos hicimos algunas fotos.
De vuelta al hotel ya estaba el jacuzzi arreglado, así que nos despedimos de él dándonos un buen baño luego nos fuimos a Llanes a dar una vuelta por el Paseo de San Pedro, cenar en El Almacén, con otra jarrita de sangría de sidra para acompañar los escalopines al cabrales y la ensalada de bonito. En la propia sidrería se podían comprar estuches con 2 botellas de sidra y un vaso decorado y entre eso y unas camisetas y colgantes que nos compramos en una tienda de recuerdos dimos por concluido el día y nos fuimos a dormir.

Lunes, 30 de Julio

Hicimos las maletas, desayunamos, nos despedimos y vuelta para Almería. Haciendo una paradita para comer y echar gasoil. Algo menos de 10 horas de viaje y se acabó. Hasta la próxima ocasión... queda mucho por ver en Asturias, así que habrá que volver...

11 comentarios:

Ferpecto dijo...

Joder, que envidia hermano!!! He perdido la cuenta de los escalopines al cabrales que te has zampado...que buenos recuerdos!!!
Malegro de que lo hayas pasado tan bien
Salu2

Clau dijo...

Asturias buenaaaaaaaaaaaa

alt@ir dijo...

Mmmmm, esos escalopines al cabrales... que buenos!!! sobre todo los del Almacén

liche dijo...

que chevere cuñiiii, que envidia, espero que pa la proxima pueda ir, ya van dos lo mismo dije con el viaje a Londres, pa la proxima ire, me lo estoy perdiendo todooo...pero bueno los pringaos a trabajar!, jaja ni modo, no hay de otra, ......y no comas tantooo, ahora a punta de sopita todas las noches que tienes que rebajar esos michelines que ganaste, jeje
byeee

Ferpecto dijo...

Como ataca la cuñaaaaaaa!!!!

Janderita dijo...

Soy la otra hermana. Menudas vacaciones os habeis pegao, jodíos!! He acabado harta de cabrales sin haberlo probao, y con lo que me gusta el queso!!! A eso lo llamo yo turismo gastronómico de verdad. Aunque bueno, no habeis fallado ni con el hotel ni con las playas ni con los pueblos visitados. Ya os pediré referencias cuando vaya a Asturias, que tendrá que ser el año que viene, porque éste ya lo tengo copao de viajes. Besos, y nos vemos pronto!!!

Diego Aguilera dijo...

Malegro de que sus lo hayáis pasado tan bien, y de que os haya gustado Santillana del Mar y Comillas. Ya me hubiera gustado ir, cagontó.

Lo de los escalopines al cabrales ma puesto tó cachondo. XDDD

Ale, una colleja bien dá a cada uno y ya nos veremos, gañanes.

SONY dijo...

Hola, me ha encantado tu viaje, yo tb voy por Asturias y Cantabria intentando disfrutar de su paisaje y de su gastronomia.

Soy de Aranda y en parte siento que te sintieras defraudado, muchas veces tanto renombre... no vale para nada, hay otros sitios en Aranda donde te atenderán mejor y comerás mucho mejor aunque no vengan en la guia micheli ;) ya me entiendes. Fuistes a dar con el que se lo tiene ya tan subido... Si os meteis por callejas más estrechas os encontrareis otros sitios, el propio Lagar de Isilla tb hace buenos asados. Muchas veces debeis entrar en bares que tienen puesto fuera el cartel de Menu castellano y mirar la pinta que os den (lo mismo hago yo en Asturias) y a veces separados de la via centrica tienes otros lugares mucho mejores.
Un saludo.

alt@ir dijo...

Hola Sony.. pues precisamente este verano vamos a volver a ir de vacaciones a Asturias y primero pararemos en Aranda a ver si esta vez tenemos más suerte con la comida, jeje. Pensaba comer directamente en el Lagar de Isilla, pero si me puedes recomendar algún sitio que a ti te parezca mejor te lo agradecería...

Muchas gracias y saludos desde el sur.

SONY dijo...

Pues mira, en El Lagar de Isilla comerás bien, y tb en el Restaurante Miguel en la c/Pedrote teneis menu castellano o El Cordero (http://catalia.blogspot.com/2008/01/restaurante-el-cordero-aranda-de-duero.html), atento a la descripción del autor del blog, muy acertada. El Roble ya no es lo que era...

Estare atenta a tu viaje por Asturias, yo tb conozco sitios y siempre he comido muy bien por allí.

Un saludo.

alt@ir dijo...

Pues muchisimas gracias por tus recomendaciones... tomo buena nota de ellas y ya comentaré por aquí por qué sitio me he dejado caer y cual ha sido mi impresión... El Cordero, después de leer el blog que me has puesto, tiene muchos números para ser el elegido :D

Un saludete.... :)